El equipo de Estados Unidos derrotó 2-1 al de Japón para avanzar por primera vez a una final del Clásico Mundial de Béisbol (WBC) y buscar titularse ante Puerto Rico el miércoles en la noche.

El partido comenzó con un gran duelo entre los abridores Tanner Roark (dos hits en cuatro entradas con un boleto y un ponche) y Tomoyuki Sugano (tres hits y una carrera inmerecida con un boleto y seis ponches) pero ninguno de los dos estuvo involucrado en la decisión del partido. Cinco relevistas desfilaron por la lomita estadounidense y los japoneses solamente pudieron conectar dos hits pero uno de ellos fue un cuadrangular de Ryosuke Kikuchi en el sexto que empató las acciones 1-1. Por Japón relevaron cuatro lanzadores permitiendo tres hits y una carrera con seis ponches.

Los norteamericanos se fueron arriba en el cuarto inning aprovechando un error del intermedista auqe le permitió a Christian Yelich llegar a segundo con un out, luego del ponche a Nolan Arenado, Eric Hsomer recibió un boleto y McCutchen respondió con un sencillo impulsor bajo la lluvia que caía en el Dodger Stadium.

Los japoneses empataron el marcador en el sexto con el cuadrangular de Kukuchi contra Nate Jones.

El partido se decidió en el octavo luego de un out cuando se unieron un sencillo de Crawford, un doble de Ian Kinsler y un roletazo por tercera impulsor de Adam Jones que le puso las cifras definitivas al partido, 2-1.

El ganador del partido fue Sam Dyson (1-0) con una entrada perfecta. Luke Gregerson (S,1) se acreditó el salvado con un ponche en una entrada perfecta.

Los líderes de la ofensiva ganadora fueron Adam Jones (4-1, empujada ganadora), Andrew McCutchen (4-1, empujada) y Brandon Crawford (3-1, anotada). Los mejores con el madero por Japón fueron Kikuchi (3-1, jonrón), Seiji Kobayashi (2-1) y Selichi Uchikawa (1-1).

Estados Unidos enfrentará ahora a Puerto Rico en la final para definer el campeón del WBC 2017.