Teniendo una ventaja de cuatro golpes, Rickie Fowler golpeó un dispersor de agua con un putt y un tiro del tee cayó en el agua. Pero cuando su ventaja se redujo a solamente un golpe, Fowler respondió con dos putts para acreditarse birdies en hoyos consecutivos para recuperar el control y terminar ganando el Honda Classic por cuatro golpes.

A pesar de terminar con 71, uno sobre par, el cuartodía de juego, Fowler pudo finalmente llevarse el trofeo, primero que logra en 13 meses y 25 competencias.

El venezolano Jhonattan Vegas hizo un hoyo en uno en el hoyo 15 y terminó el último día con 64 golpes para empatar el cuarto lugar.

Boris Mizrahi
borismizrahi@gmail.com
Deportes y Algo Más